No, todavía no, por favor.

No sabéis la cantidad de directores generales, empresarios e incluso directores de marketing… me preguntan a diario si lo que hacen en marketing está orientado a los nuevos tiempos, los móviles, el nuevo consumidor, las tendencias, etc.

Yo les contesto que un buen indicador es el ratio de las veces que ha llegado a hacer alguien de fuera de la empresa a hacer una propuesta y las veces que se le ha dicho “no lo veo”, o “cual es el retorno”, o “eso no va a funcionar”, o “el cliente no lo va a entender” o afirmaciones similares.

Todavía recuerdo aquella reunión hace 15 años cuando estaba trabajando como gerente de marketing online en Indra en la que el director de marketing de una conocida aseguradora nos reprochaba con indignación que cómo era posible que fuéramos con una idea tan absolutamente equivocada de que algún cliente de su aseguradora al ver una dirección web (www.suempresa.com) iba a saber que con esa “clave” se podía entrar en “el internet de su empresa” (sí, sí, su internet…).

Un poco más tarde, otro director de marketing de una conocida marca de zumos me instó a antes de tomar una decisión “le grabara internet en un disquete para valorarlo”…. todavía sigue allí.

Las dos empresas no hicieron nada digital (en serio) hasta hace muy poco y han perdido muchas oportunidades desde entonces lo que les está obligando a hacer grandes esfuerzos para recuperar cuota de mercado.

Hoy, con otras materias digitales ocurre en muchas (demasiadas) empresas lo mismo. “Muchos siguen sin ver nada de nada….”

Les voy a dar unas notas sobre el nuevo director de marketing.

1. El nuevo director de marketing se forma continuamente y no le avergüenza hacerlo

2. El nuevo director de marketing no lo sabe todo (obviamente) pero deja que las personas que saben cosas que ellos no saben se las enseñen.

3. El nuevo director de marketing no está para trabajar un par de meses al año preparando “presupuestos” para el año siguiente. Los presupuestos son orbitales por lo que es IMPOSIBLE hacer un presupuesto para el año siguiente. Se puede establecer una horquillas de inversión que son modificadas día a día dependiendo de los objetivos generales, inmediatos y de reacción.

4. El nuevo director de marketing no solo sabe de teoría sino también de práctica. No digo que tenga programar, diseñar o aplicar él o el equipo, pero SABRÍA HACER LO QUE PROPONE SI TUVIERA QUE HACERLO.

5. El nuevo director de marketing CONOCE LAS TENDENCIAS del marketing interactivo.

6. El nuevo director de marketing lo sabe TODO sobre multicanalidad.

7. El nuevo director de marketing sabe lo que VALE HACER LAS COSAS. Ya no le engañan con precios abusivos de producción digital.

8. El nuevo director de marketing conoce la TRAZABILIDAD de su proyecto. Cuando asigna un proyecto a una tercera empresa (agencia de publicidad, desarrolladora de software, etc.) sabe quienes son los integrantes de esa tercera empresa (o cuarta empresa) y quién es el que la persona o personas que que se encargan de sus cosas (y no solo quién es su ejecutivo de cuentas).

9. El nuevo director de marketing sabe que las métricas de resultados han cambiado y que el mundo digital no se rige por las métricas que utiliza el mundo offline. Ya no utiliza expresiones incompletas del tipo “¿y cómo conozco el retorno…?” o ” ¿cómo calculo el ROI…? pues sabe que esa información es de carácter mixto y prospectivo y debería saber calcularlo personalmente.

10. El nuevo director de marketing no dice jamas “NO LO VEO”….

“HA DE APRENDER A VALORAR ESAS COSAS QUE A SIMPLE VISTA NO SE VEN (Y QUE ALGUIÉN LO VERÁ MUCHO ANTES Y LE GANARÁ LA PARTIDA (CLIENTE))”